2.4.11

44. Teoría Cartesiana

Descartes se cansó de estudiar libros y de memorizar lo que los profesores le decían y se enfrentó a ser tachado de arrogante y ególatra al decir ser capaz de entender más allá. Abandonó la universidad y decidió dedicarse a viajar por el mundo. Tuvo un espíritu muy inquieto. Descartes se dio cuenta de que existe un sentido común a través del cuál todos sabemos conocer y observó que existen creencias no corroboradas. Descartes decidió que previo a conocer el mundo debía sacar de su cabeza toda la basura que antes le había parecido conocimiento seguro, se volvió suspicaz. Descartes vislumbró un método que permitiera el descubrimiento de la verdad en cada una de las ciencias. Se relacionó con las personas más cultivadas de su época y consagró su vida a la construcción de un sistema filosófico. Adoptó una actitud prudente en el momento de manifestar sus puntos de vista e inteligentemente consideró que las polémicas eran inútiles y evitó desgastar su energía en ellas, es por eso que sus grandes obras fueron publicadas póstumamente. Descartes confiaba en que la verdad acaba imponiéndose con el tiempo. Llegó a ser uno de los filósofos más reconocidos de la época. Siempre procuró la tranquilidad para sus reflexiones y la necesidad de encontrar su método surgió de la exigencia de hallar un instrumento que le permitiera la búsqueda de la verdad por sí mismo. Su método se fundó en la "duda metódica" y empezó por criticar todo lo que no es evidente, lo dado y aceptado, erróneamente, como verdadero conocimiento. La duda metódica cuestiona los datos de los sentidos y dice que hay que dudar hasta de la existencia del propio cuerpo para descubrir esa verdad no troceada por la duda y de una evidencia resistente a todo tipo de objeción. Claridad y distinción constituyen el núcleo de la primera de las reglas del método cartesiano. La segunda regla es de carácter analítico y consiste en dividir cada dificultad en tantas partes como sea posible. A través del método se alcanza un juicio, es la manera de juzgar bien y permite no confundir lo verdadero con lo falso.

El método es universal porque puede aplicarse a cualquier tema. Para Descartes, las creencias forman un todo unitario: la sabiduría humana. Descartes propone obedecer las leyes y costumbres del propio país, acatando el statu quo y adoptando un punto de vista moderado. En seguida de esto propone el tener mayor firmeza y resolución en las propias acciones y como tercera regla plantea el vencerse a uno mismo antes que a la fortuna, alterando los propios deseos antes que el orden del mundo. En otras palabras, Descartes aconseja el dominio y control propio para estar preparados para el éxito. El método de Descartes busca encontrar fallas del conocimiento y eliminar la falsedad.

Descartes es de la idea de que se necesita antes del éxito externo un éxito interno y antes del poder externo un poder interno. Como meta de su vida, Descartes se propuso dedicarse enteramente al cultivo de la razón, guiando por ella el comportamiento e identificándola con la virtud. Descartes materializa la síntesis de las ciencias y da lugar a la corriente filosófica "el racionalismo". Descartes es persistente, compulsivo y obsesivo.

Los pasos del método cartesiano son:
1. Evidencia: partir de lo que se sabe.
2. Información
3. Análisis: filtrar.
4. Síntesis o ennumeración

"El camino se construye a pasos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada